El edificio donde cabe todo


Autores: Sus ocupantes: más de 60 grupos diferentes de personas
Localización: calle Jon Arróspide, Deusto, Bilbao
Dimensiones:: La edificación mide unos 40x90m2 en planta. Consta de semisótano, 5 plantas y planta bajocubierta de menor dimensión. La superficie útil total ronda los 23.000m2. Los locales suelen estar distribuidos en relación a un módulo base de 14×9 m2, salvo algunas excepciones y las alturas entre plantas rondan los 4m.
Materiales: Muy variados. En el caso de usos como talleres especializados en la fabricación con algún material, uso de éste (todo tipo de muebles de madera en carpinterías; uso del acero en metalisterías…). En los usos no vinculados a ningún material o modo de fabricación concreto, mezcla tanto de sistemas constructivos estándar como de construcciones artesanales especialmente adaptadas.
Tipología: Edificación de uso mixto (industrial, asociativo y servicios)
Inteligencia: Customización colectiva espontánea y progresiva de un edificio en declive por actores muy diversos, dando lugar a espacios de actividad complejos en áreas relativamente centrales de la ciudad.
Explicación: Inteligencia relacionada con una tipología edificatoria específica, cuyo uso y transformación de manera desprejuiciada da lugar a una ciudad más compleja y a situaciones con grandes posibilidades. Encontramos espacios diversos dedicados a actividades muy variadas en áreas centrales de la ciudad, sin intermediación pública y a partir de un movimiento espontáneo colectivo. Creemos, además, que este fenómeno es característico -aunque, por supuesto, no exclusivo- de Bilbao.

Sin realizar un análisis exhaustivo, destacamos varias circunstancias que hacen de este edificio inteligente y desarrollado colectivamente:

1-EDIFICACIÓN BASE: CENTRALIDAD, FLEXIBILIDAD DE USOS Y CAPACIDAD DE ACTUACIÓN DE LOS OCUPANTES. Jon Arróspide 24 es uno de aquellos edificios colmena, destinados en su momento a una industria auxiliar (con gran crecimiento en los 60, fecha de su construcción) y que ahora ha disminuido o ha sido desplazada a otras localizaciones. Se trata de edificaciones de grandes dimensiones conformadas por talleres de entre 100-200 m2. En ciudades de tamaño relativo, como Bilbao, ahora se encuentran en áreas bastante centrales, rodeados de alta densidad de población. En ellos permanecen las carpinterías, fabricación de piezas de acero para maquinaria, carroceros, parkings etc, que se mezclan con imprentas, fabricación de violines, talleres de restauración u otro tipo de usos urbanos, terciarios o asociativos: desde showrooms hasta salas de teatro, de ensayo de grupos de música, asociaciones como la de moteros o la de viudos y separados, estudios de diseño.
La falta de acabados de los interiores los hace fácilmente customizables por sus diversos ocupantes, que modifican suelos y paredes, instalan barras, puntos de agua, realizan divisiones. Eso sí, todo de puertas hacia dentro. Los pasillos no son propiedad de nadie.

2-MULTIPLES ACTORES Y FACTOR ECONÓMICO. Otra circunstancia que ha posibilitado la instalación de usos tan variopintos es la ausencia de intervención de un actor único en su gestión. Ni la Administración ni, como parece, un único empresario, ha intentado inmiscuirse en el funcionamiento o usos del edificio. Esto ha permitido gran libertad a los usuarios, de puertas para adentro; se echa de menos los usos compartidos en espacios comunes, que ahora mismo sólo le pertenecen al coche y al parking de la última planta.
Otra circunstancia clave es el bajo precio de alquiler, que ronda los 5 €/m2.

3-PERCEPCIÓN SOCIOLÓGICA: COMUNIDAD Y VISIBILIDAD EXTERIOR:Tal vez debido a esto, el edificio no se entiende como una comunidad, aunque sí se producen relaciones entre los usuarios, muy ligadas a sus actividades: carpintería/metal para adecuación de locales interiores de unos a otros, participación en espectáculos y muestras entre asociaciones etc. Desde el vecindario y los visitantes, los usos, a pesar de su diversidad y especificidad han sido completamente asumidos y se consideran naturales.

Información gráfica:
Vistas exteriores; edificios en Jon Arróspide.



Pasillos y rampas de ascenso y paso de vehículos, de grandes dimensiones. Espacio 100% automovilístico, imagen de parking: ausencia de cualquier actuación o presencia de los inquilinos de los locales.

Las puertas delatan, sólo en parte, los diferentes usos interiores. Sólo dos diferenciaciones: talleres y/o espacios de uso “público” (salas de teatro, asociaciones con acceso de gran número de personas) mantienen los grandes portones, que han sido pintados de colores diferenciadores según el gusto o imagen de los usuarios interiores. Otros tipos de usos, especialmente aquellos relacionados con la atención a clientes (showrooms, bufete de abogados, imprenta…), han transformado el acceso de forma “convencional” y más privada, a través de puertas de dimensiones adaptadas al paso de personas y no materiales.

Customización de los interiores. La ausencia de acabados y la flexibilidad de los espacios ha permitido la adecuación según el uso y necesidades de cada inquilino. Lamentamos no poder ofrecer más imágenes interiores al no habernos permitido efectuar fotografías.