Entrevigado de ripios

Autor: Anónimo.

Localización: Calle Santa María, 9. Malpartida de Cáceres (Cáceres).

Materiales: Rollizos de pino, ripios de madroño traídos desde la Sierra de San Pedro, solera y solado de mortero graso de cal aérea apagada y arena de río en dosificación aproximada 1:3 y enjalbegado con cal aérea apagada proveniente del Calerizo.

Dimensiones: Variables en los elementos leñosos, en función de las luces a cubrir y del entrevigado; la solera de cal tendrá como mínimo 2 o 3 centímetros de espesor; el solado de mortero de cal tendrá un espesor en torno a 1 o 1,5 centímetros.

Tecnología: Carpintería, albañilería y blanqueado.

Tipología: Construcción de forjados de piso a partir de vigas y viguetas de pino no escuadradas, entrevigado de ripios de madroño y solera y solado de mortero de cal.

Inteligencia: Sistema constructivo más barato y alternativo a las bóvedas de ladrillo existentes en el resto de estancias de la casa.

Explicación: La casa de Diego Acedo el Micaelo se encuentra en el casco antiguo de Malpartida, un municipio rodeado por un paisaje de berrocal en el que escasean los árboles. Sin embargo, en las cercanías de la localidad abundan las rocas calizas necesarias para fabricar la cal, ya que está a un paso del Calerizo cacereño. Ambos factores explican que sea un pueblo de casas blancas, cuyos huecos están recercados con bloques graníticos.

Así fue esta vivienda hasta que tiempo atrás, al blanquear el frente, se enjalbegaron también los sillares que perfilan la puerta. El granito sí que queda visto en el recercado de la ventana y en las típicas alpoyatas, ménsulas en forma de caveto que flanquean las ventanas y que se utilizaban para secar ropa, poner colgaduras los días de procesión, colocar macetas, o bien para colgar candiles cuando la familia salía a tomar la fresca en las noches de verano.

Pero lo realmente particular en este inmueble son los forjados existentes en el zaguán, la escalera y las cuadras. Se trata de pisos con estructura de madera y entrevigado de ripios, en contraste con las bóvedas que techan el resto de los espacios. Era una solución más barata que el abovedamiento, como demuestra el hecho de que los establos y dependencias productivas casi siempre se cubrieran así. Su economía y adecuación al lugar radica en que: a diferencia de los pisos de bovedillas de yeso, no es necesario escuadrar las viguetas ni labrar ranuras en ellas, ya que los ripios se colocan biapoyados; resulta necesaria una menor cantidad de relleno que en el sistema de bovedillas de yeso; al precisarse menos relleno se aligera el forjado, lo que permite que se puede construir con rollizos de menor sección; y dado que se ejecuta con mortero de cal resulta muy adecuado para zonas donde escasea el yeso.

Como se aprecia en la foto del forjado de la cuadra, que está muy deteriorado por las filtraciones, el relleno o solera que se colocó sobre los ripios es de mortero de cal. Asimismo el solado del piso superior es un estirao de cal, que se pulía cuidadosamente con canto de río.

Información gráfica:

Vea el VÍDEO Entrevigado de ripios

Consulte dónde está la solución constructiva en el MAPA Inteligencia Colectiva 2.0